Inicio> Industria de la Madera > Cepilladoras - Regruesadoras
Cerrar

FILTROS

Alimentación


Función


Marca









Precio









¿Alguna duda?

91 179 78 12

o escríbenos

Cepilladoras - Regruesadoras

Un acabado perfecto

Las cepilladoras se utilizan fundamentalmente para planear o aplanar una superficie de madera, mientras que las máquinas regruesadoras se usan para sacar a grueso y al ancho una pieza de madera. Las máquinas combinadas cepilladoras-regruesadoras cumplen ambas funciones.

Todas ellas son máquinas de gran precisión y seguridad en su funcionamiento y con alto confort de manejo. En nuestra tienda, como siempre, encontrarás los mejores modelos de los mejores fabricantes, con los precios más bajos.

Foto de una cepilladora

Los cepillos manuales de ebanistería y carpintería siguen realizando tareas especificas en el labrado de la madera. Existen multitud de tipos y modelos, con diversas variables, entre ellas cabe destacar:

  • El cepillo tupi o guimbarda, enfocado principalmente al corte de ranuras o a su repaso.
  • El cepillo de espaldones o guillame, con una cuchilla unas décimas mas ancha que el cuerpo de la herramienta, para dejar las esquinas del hierro enrasadas con el cuerpo del cepillo.
  • La rasqueta de ebanista o bastren de acuchillado, necesaria cuando nos enfrentamos a maderas exóticas de grano entrelazado.
  • El cepillo acanalador, destinada a hacer canales o ranuras.
  • La lanceta de moldurar, para realizar pequeñas molduras decorativas.
  • El bastren, muy apreciada por los constructores de sillas, util para dar formas redondeadas y curvas a las piezas de madera.
  • El cepillo de ingletes, etc.


Y por supuesto, si no encuentras la cepilladora o la regruesadora que buscas, consúltanos. Repasaremos nuestro catálogo y la encontraremos para ti.


M10, tu tienda industrial para profesionales y empresas

Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Instagram
Al navegar por Maquinaria10, aceptas nuestra Política de Cookies, que utilizamos para ofrecerte un mejor servicio.
Cerrar