Inicio> Jardinería y Paisajismo > Casetas de Jardín
Cerrar

FILTROS

Material




Marca





Precio





¿Alguna duda?

91 179 78 12

o escríbenos

Casetas de Jardín

Casetas de Jardín para ganar espacio en exterior

Foto de una caseta en un jardín

Las casetas de jardín, también llamadas casetas de aperos, son módulos de almacenaje para ser instalados en el exterior.

Su cometido es guardar y proteger herramientas, maquinaria, bicicletas, leña y/o insumos varios.

Todo depende de la superficie disponible, que suele estar entre poco más de 1 m² hasta más de 16 m², aunque algunas casetas de exterior pueden llegar a los 40 m².

Antes de comprar una caseta te recomendamos que consultes la normativa sobre edificación e instalación de casetas, sobre todo si vas a instalarla en suelo no edificable.

En el post ¿Requieren licencia las Casetas de jardín? puedes encontrar más información.

Guardar bicicletas, leña, herramientas o material industrial

Para adjudicar un uso a tu caseta de jardín no hay límite más que el tamaño.

He aquí una pequeña guía de cómo administrar el espacio en tu caseta de jardín:

Caseta o cobertizo de hasta 4 m²

Aun tratándose del espacio más pequeño concebible, siempre encontrarás en tu cobertizo un hueco para albergar las herramientas de jardinería como motosierras, desbrozadoras, abono, etc…

También juguetes, sillas de jardín o comida para tus mascotas.

Asimismo puedes convertir tu caseta en una pequeña leñera.

Caseta o cobertizo de hasta 10 m²

Muy recomendable si lo que quieres es utilizarlo para almacenaje de bicicletas para toda la familia; o bien para acoger un cortacésped, una barbacoa portátil, un banco de trabajo o un buen acopio de leña para tu chimenea.

Caseta o cobertizo de hasta 20 m²

En este caso estamos ya hablando de un amplio espacio para guardar con amplitud y comodidad mesas, sofás de jardín, tumbonas de playa, carretillas e, incluso, tractores.

Todo bien almacenado y organizado, claro está.

Caseta o cobertizo de hasta 40 m²

Si este es tu caso, enhorabuena.

Dispones de un posible garaje donde dejar el coche o, incluso, una pequeña nave para poder guardar el tractor, la sulfatadora, abonos, fertilizantes, bolsas de la uva embolsada, esparto, cuerdas, rafia, y todos los demás complementos de jardinería o agricultura de que dispongas.

También puedes transformarlo en una habitación para invitados, un despacho y hasta un amplio espacio de juego para los niños.

Leñeros para Exterior
Cobertizos para Coches
 

Materiales

Teniendo en cuenta los materiales en los que están construidas, puedes encontrar cuatro tipos de casetas de jardín:

Casetas de madera para jardín

Las casetas de jardín de madera destacan por su enorme encanto y diseño.

Suelen aportar un toque más rustico y un aire más vistoso a tu jardín.

Su montaje entraña algo más de dificultad y requieren un mantenimiento relativamente constante para poder mantenerla siempre en las mejores condiciones.

La madera de la que están construida puede ser:

  • Tratada: Las casetas de madera tratada ya incluyen el tratamiento con un producto insecticida y fungicida.

    Llevan, además, un barniz protector.

    Este tipo de casetas suele venir casi siempre listo para un fácil montaje y uso inmediato.

  • Sin tratar: son más baratas.

    A cambio serás tú quien tenga que aplicar el tratamiento de barniz correspondiente a todas las piezas antes y después del montaje, para protegerla de hongos, insectos y humedades.

Casetas metálicas para jardín

Este tipo de casetas suelen estar fabricadas en acero galvanizado.

Destacan por su enorme resistencia a los golpes y a la corrosión.

Las casetas de jardín metálicas son, en realidad, muy ligeras y de fácil transporte y montaje.

Su mantenimiento es mínimo,

Se limpian simplemente a golpe de manguera.

Por el contrario, no es muy conveniente su instalación en ambientes salinos –al lado de la playa- por el peligro de corrosión u oxidación.

Tampoco en áreas expuestas a fuertes vientos, donde podrían salir volando con el peligro que esto conlleva.

Casetas de resina para jardín

Las casetas de jardín de resina son muy populares por la cantidad de ventajas que ofrecen.

Su instalación es muy sencilla y son muy ligeras.

No requieren apenas mantenimiento.

Ofrecen gran resistencia a los ambientes salinos, así como a la incidencia de los rayos solares y la proximidad al agua.

Por lo general presentan un buen aislamiento ante la temperatura exterior.

Buen número de ellas incluye suelo.

Son sensiblemente más económicas.

Casetas de jardín de PVC

Las casetas para jardín más resistentes

No precisan mantenimiento.

Tampoco pintura, ni tratamiento químico alguno para su conservación.

Dimensiones

Las casetas de jardín vienen en una serie de medidas estándar.

Para seleccionar las dimensiones de tu caseta de jardín es importante que consideres tanto las dimensiones interiores como las exteriores de la misma

En el caso que tengamos planeado utilizarla como caseta para almacenaje, debes tener en cuenta los tamaños de los objetos que planeas almacena.

No solo son importantes las dimensiones internas y externas de la caseta, sino también las de las puertas.

Según los objetos que vayas a guardar y su forma, el tamaño de las puertas será clave.

Superficie sobre la que instalar tu caseta exterior de jardín

Cualquier caseta solo puede montarse sobre una base adecuada.

Escoger una buena superficie es el primer paso para su instalación.

Ésta solo avanzará sin problemas si la base que has escogido es firme y está bien nivelada.

De lo contrario, una mala base solo hará que tu caseta tenga paredes desiguales, torcidas y deformadas, puertas y ventanas que no cumplen correctamente su función y poca estabilidad.

Esto siempre tiene como consecuencia que la vida útil de tu caseta será muchísimo menor que si comienzas escogiendo una buena superficie sobre la que instalarla.

Existen muchos tipos de bases posibles para casetas de jardín. Las más usadas son:

  • Plataformas ajustables.
  • Bloques de hormigón sobre grava, también llamada solera de hormigón con mallazo.
  • Pilotes de tornillo para ajustar.

Estos tres tipos de fijación al suelo son los más utilizados.

La base más duradera, firme y fiable es la de hormigón, que se adapta perfectamente a cualquier tamaño de caseta exterior.

Por contra es el tipo de base más cara y complicada de construir.

Como alternativa y si fuera posible, puedes optar por construir tu caseta de jardín sobre simples losas de pavimento.

Cerraduras puertas y ventanas

Los cerramientos de tu caseta son fundamentales, independientemente del nivel seguridad del emplazamiento donde hayas decidido construir tu caseta.

Recuerda que vas a usarla para guardar cosas y que estas cosas pueden ser de valor.

Cerraduras

Es imprescindible que puedas dejar bien cerrada con llave tu caseta de jardín.

Algunos modelos vienen con cerradura incorporada. En otros tendrás que colocar aunque sea tú un cerrojo.

No está de más que instales, sin no las lleva incorporadas, manillas básicas para poder abrir y cerrar la puerta o puertas cómodamente.

Puertas

Deben ser amplias y grandes, sin llegar a comerse por entero el espacio de la pared frontal, a no ser que sea estrictamente necesario.

Por ejemplo en el caso de que tu caseta hiciese las veces de garaje.

Las puertas de las casetas son de tres tipos:

  • Puerta abatible o corredera.
  • Puerta de una o dos hojas.
  • Una o más puertas.

Depende del tamaño de lo que desees almacenar en tu caseta, te convendrá un tipo de puerta u otro.

Ventanas

Para evitar que las inclemencias meteorológicas afecten los objetos que has almacenado en tu caseta, es muy conveniente que esta tengan ventanas y, a ser posible, que sean acristaladas.

Así podrás aprovechar la luz solar de día sin necesidad de instalar luz eléctrica.

Es conveniente que las ventanas tengan acristalamiento simple y que pueden abatirse o abrirse por completo, según tus deseos.

Asimismo no está de más que la caseta cuente con una o más rejillas de ventilación para evitar malos olores.

Techos para tu caseta prefabricada

El efecto de una lluvia prolongada o de la nieve puede acortar la vida útil de tu caseta de jardín, si no tomas las medidas adecuadas.

Los tejados de las casetas de jardín son de tres tipos:

  • Tejado a un agua: Es la que se instala cuando la caseta va adosada a una casa o a un muro;
  • Tejado a dos aguas: La que se usa cuando la caseta está aislada y tiene que soportar lluvia o, incluso, alguna otra nevada;
  • Tejado plano: Son de estilo más moderno y suelen verse en zonas situadas en zonas de pocas inclemencias climatológicas. No soportan ni nieve, ni lluvia, ni viento extremo.
Armarios para Exterior
Invernaderos
 

Cómo montar una caseta de jardín

Como te recomendamos más arriba, hay que comenzar el montaje de tu caseta por la superficie sobre la que se va a asentar.

Ya te hemos dado varias posibilidades, si bien nos inclinamos por sugerir que, cuando sea posible, optes por solera de hormigón con mallazo. Es la forma más fiable de asegurar la estabilidad de la base de tu caseta.

También es conveniente, si la caseta no va adosada a un muro o a las paredes de tu casa, que dejes un espacio de al menos medio metro entre las paredes de la caseta y cualquier otra superficie.

Así evitarás humedades y contarás con espacio suficiente para poder realizar posteriormente las correspondientes tareas de mantenimiento.

Esto es especialmente importante en los modelos de casetas de madera.

Montaje de una caseta de madera de jardín

Las casetas de madera se pueden instalar por ensamblaje de tableros de madera o de lamas machihembradas.

Suelen ser las más que entrañan más complicaciones y por eso es recomendable efectuar el montaje entre, al menos, dos personas.

Podemos distinguir dos tipos de montaje como los más habituales para este tipo de casetas:

  • El ensamblaje de madera panelada: Los paneles preensamblados se encajan entre sí.

    Es el tipo más fácil y rápido de montar.

  • Ensamblaje de lamas machihembradas: Es considerablemente más lento y complejo aunque el espesor de la madera -de 19 a 44 mm- garantiza una mayor resistencia y mejor aislamiento térmico.

La madera es un material vivo.

La hinchazón y la contracción de sus durante el primer año después del montaje es un efecto normal en todas las construcciones de madera.

Hay que tener paciencia y dejar que la caseta se asiente durante el primer año.

Obstaculizar ese asentamiento natural puede provocar que los tablones se separen o que de lugar a un mal funcionamiento de puertas y ventanas, con el consiguiente “vicio” de las mismas.

Todo esto se va a traducir en una menor estabilidad de la construcción y un acortamiento de su vida útil.

No compliques la construcción con la instalación de cubiertas metálicas o de plástico o canalones. Pueden alterar la estructura natural de tu caseta.

Una vez instalada, procede a tratar rápidamente tu caseta con un protector de madera o pintura compatible. Esta es una buena medida para evitar que la caseta se descolore y se descomponga.

Montaje de una caseta metálica de jardín

Las casetas de metal son muy sencillas de montar.

Suelen hacerse a base de la unión de paneles de metal mediante perfiles y tornillos.

Pueden ser montadas por una sola persona, aunque, en el caso de modelos grandes y en base a peso y tamaño, es conveniente hacerlo al menos entre 2 personas.

Montaje de una caseta de resina

Junto con las de PVC, las casetas de resina son las más fáciles de montar.

El montaje no necesita de mucho atornillamiento de piezas.

La mayor parte de este tipo de casetas de se monta mediante un sistema de clics entre piezas.

Montaje de una caseta de PVC de exterior

También son muy sencillas de montar.

La instalación suele hacerse mediante tornillería y clics.

Este tipo de casetas suele incluir una estructura sobre la que colocar el suelo que vayas a ponerle.

Errores más comunes

Los errores que se cometen en la instalación de una caseta de jardín suelen pagarse caros.

La falta de habilidad o experiencia suele consumir demasiado tiempo.

Además, los desperfectos ocasionados por una instalación ineficiente son costosos de reparar y pueden llevar a la anulación de la garantía de compra.

He aquí algunos errores que te sugerimos evitar:

  • Nunca instales tu caseta directamente sobre tierra o césped.

    Es muy importante que recuerdes que todas las casetas de jardín, incluidos los modelos que incluyen suelo, deben ser instaladas sobre una superficie firme, nivelada y con buen drenaje.

  • No pases por alto el conocimiento de las regulaciones legales sobre instalación de casetas.

    Estas normativas puede cambiar según la comunidad autónoma en la que se resida.

    Consulta siempre con las autoridades locales sobre posibles regulaciones para el levantamiento de casetas de jardín en propiedades privadas.

    De este modo evitarás cualquier tipo de inconveniente o sorpresa legal desagradable e innecesaria.

  • Haz una buena planificación de tu caseta

    No hay detalles pequeños en el momento de elegir tu caseta de jardín.

    Cualquier error en temas tan nimios como el grosor de las paredes, el tamaño de los tornillos, la elección del suelo o el tipo de puertas y ventanas puede tener consecuencias solo reparables poniendo más dinero.

    Una planificación minuciosa es la mejor manera de garantizar la durabilidad y seguridad de tu caseta de jardín.

  • No siempre lo más barato es lo mejor.

    En muchos casos el costo de una inversión en la que solo has tenido en cuenta gastarte lo mínimo sin mirar bien las consecuencias, puede tender a incrementarse de forma desorbitada.

    El gasto ocasionado posteriormente para reparar el error cometido en esos detalles puede, incluso, llegar a ser muy superior a la inversión inicial.

    No escatimes en los materiales. Selecciona siempre los de mejor calidad.

  • Esfuérzate en realizar un mantenimiento correcto.

    Sea cabaña, garaje o caseta de jardín, si la construcción es de madera, ten en cuenta que este material debe ser tratado y cuidado con esmero para su durabilidad.

    Sigue los consejos del fabricante o de especialistas para el cuidado del tipo de madera que has seleccionado.

    Establece recordatorios para cada sesión de mantenimiento.

  • Ten siempre en cuenta la seguridad.

    Por muy tranquila que sea la zona donde tienes instalada la caseta, si piensas almacenar objetos de valor en su interior, redobla los métodos para asegurarlos.

    Es imprescindible que uses cerraduras y candados de garantía.

  • Si sabes cómo instalar el techo de tu caseta, pide ayuda a alguien experimentado

    Muchas son las personas que hacen cálculos incorrectos a la hora de instalar los techos en cobertizos, casetas, cabañas o garajes de madera.

    A veces no basta con seguir el manual de instrucciones al pie de la letra. Además hay que saber interpretarlo para que la instalación del techo sea un éxito.

Más Información

¿Necesitan licencia las Casetas de jardín? Una situación difícil de definir

Una excelente relación calidad/precio

En Maquinaria10 encontrarás la más nutrida selección de cajas de plástico para alimentos de diversos fabricantes: Duramax, Gardiun, Hecht, Palmako, Suncast … Una amplia oferta que cubre las necesidades de cualquier tipo de negocio de Maquinaria.

Si tienes alguna duda o consulta acerca de Contenedores de alimentos, escríbenos a contacto@maquinaria10.com o llámanos al 91 179 78 12. Te informaremos sobre los modelos más convenientes para tu negocio. Estaremos encantados de atenderte.


M10, tu tienda industrial para profesionales y empresas

Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Instagram
Al navegar por Maquinaria10, aceptas nuestra Política de Cookies, que utilizamos para ofrecerte un mejor servicio.
Cerrar